Yilbert Marquez

La Cañada del Muerto

La Cañada del Muerto

Emboscado, malherido en la higuera

heme aquí, desnudo

tirado sobre la batea

como trapo sucio

en lo alto la escuelita

y Bolivia estremecida

inmensamente solo

y delatado

la uniformada cobardia

el rumor y el miedo

entre sus risas nerviosas

Verme aquí caido en el tiempo

clavado de fuego

hecho cadaver

mis ojos eternos

abiertos hablan, acusan

Detonado mi corazon

y mutilada mis manos

aletean como aves

y son alas

que escriben pensamientos

Mi Elejia

es el paisaje que leemos,

oculto en la mirada

congelada para siempre

esculpe la autopia.

La marea roja continental

la marea ahora crecida

el alma, es aliento generacional

lo abrazado, intencion de la ocupada memoria

huella encendida

antorcha andante

no la imagen fotográfica, mediatica

ni el esqueleto bronceado

solo la querida presencia, tu heroismo

Sabemos que estas escrito

en la tierra del pueblo

como el guerrillero heroico

que supo interpretar hasta morir

para vivir en nosotros

que le cantamos al Che, Victorioso

el de la causa sagrada

la redencion de la humanidad

Honor y Gloria

“Viviremos y Venceremos”

A los 50 años de su vil asesinato, pido perdón por mis tardías palabras Post Mortem

Poeta: Yilbert Márquez

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*